Los avances en las tecnologías de la información y las comunicaciones han permitido en los últimos años, la evolución de las tecnologías biométricas, hasta convertirse hoy en día, en un método definitivo y legalmente aceptado para la identificación de personas en casi cualquier país del mundo.

Usada como forma única de autenticación o combinada con otras tecnologías, la biometría, está destinada a extenderse mucho más en todos los ámbitos de nuestra vida diaria.

La gran cantidad de aplicaciones y servicios que los sistemas biométricos tienen en la actualidad nos permiten decir, sin lugar a dudas, que llegaron para quedarse y hacernos la vida más cómoda y segura.

Si prestamos atención a la evolución que las tecnologías biométricas han tenido a lo largo de los últimos diez años, podremos comprobar cómo han pasado de ser una tecnología utilizada fundamentalmente en el ámbito forense y en el campo científico y tecnológico, a una tecnología prácticamente indispensable en los sectores públicos y privados que están expandiendo sus raíces en áreas que demandan una seguridad avanzada.

Este cambio se debe a que las tecnologías biometrícas han madurado, y ofrecen un altísimo grado de seguridad y confiabilidad para dar respuesta a las necesidades de identificación y verificación de la identidad de las personas. A media que crece la demanda de los gobiernos y empresas privadas para conseguir gestionar la identidad de ciudadanos y empleados, la industria de la biometría evoluciona para desempeñar un papel protagónico en el diseño de la economía del futuro.

Gobiernos y sector público, principal consumidor de sistemas biométricos.

En la actualidad existen tres ámbitos principales de aplicación de las tecnologías y sistemas biométricos: forense, gubernamental y comercial.

A paratrooper scans the iris of another using a Handheld Interagency Identity Detection Equipment, or HIIDE

Foto tomada por el Sgt. Michael J. MacLeod para el ejercito de los EE.UU. The U.S. Army. on Flickr

 

En el área forense su uso data prácticamente desde el surgimiento de las técnicas biométricas. Aquí se emplea fundamentalmente en la identificación de criminales, la seguridad en prisiones, entre otras actuaciones policiales, investigación criminalística e informes periciales.

Por su parte en la esfera gubernamental y sector público en general, existe una gran presencia de la biometría, siendo los gobiernos y las administraciones públicas de muchos países, el motor impulsor en el desarrollo de las tecnologías biométricas desde hace algunos años. Tanto es así, que es en el sector público donde se pueden encontrar las mayores inversiones, en gran medida destinadas a proyectos de defensa y a la seguridad nacional.

Países como EEUU, la India, los EAU, Malasia, Corea del Sur, el Reino Unido y Francia han tomado el liderazgo en la implementación de la biometría para la seguridad de sus fronteras; El iris es ahora un rasgo biométrico común utilizado en los controles fronterizos en muchos países del mundo. De acuerdo con los datos más recientes de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), la agencia de la ONU que supervisa el transporte aéreo internacional, casi la mitad de los Estados miembros de las Naciones Unidas (ONU) están emitiendo pasaportes electrónicos biométricos.

El uso de la biometría también se ha extendido a diferentes escenarios de la vida pública de los ciudadanos. Muchos países aplican ya las tecnologías biométricas en los documentos nacionales que acreditan la identidad de los ciudadanos, por ejemplo, pasaportes (Más de 50 países utilizan actualmente pasaportes con datos biométricos almacenados), tarjetas de identidad, firma electrónica, entre otras; facilitando así el acceso de los ciudadanos a los servicios públicos y programas de inclusión social.

Son muchos los países desarrollados que llevan a cabo diferentes iniciativas para crear plataformas de gobierno y administración electrónica para sus ciudadanos en las que se ofrecen cada vez más servicios electrónicos online, demandando por tanto, métodos de identificación y autenticación robustos capaces de afrontar los elevados requisitos de control y seguridad. También, algunos países en desarrollo ya han empezado a utilizar la biometría para el registro de votantes antes de la celebración de elecciones a fin de actualizar las listas de votantes y evitar fraudes electorales.

Es evidente que los gobiernos son una fuerza poderosa capaz de influir considerablemente en el desarrollo de la industria biométrica. La forma en la que el gobierno se relaciona con los ciudadanos y las empresas están cambiando, en pos de una economía digital, y en dicho proceso, la gestión de la identidad es un factor de éxito crítico. Las personas necesitan confiar y utilizar sistemas de identificación y autenticación robustos, que formarán parte de su vida cotidiana.

Finalmente, en el ámbito comercial o privado también se desarrollan proyectos de gran importancia, especialmente en sectores como el de atención de la salud y el financiero, los cuales están emergiendo y son los primeros en adoptar las innovaciones y adelantos técnicos en los sistemas biométricos. En los últimos años, casi todos los grandes bancos y aseguradoras, han implantado las tecnologías biométricas para el control de acceso a sus instalaciones, el control del fraude en los servicios de banca telefónica, así como para asegurar las transacciones remotas, tanto a través de Internet. También, muchos bancos en países desarrollados (específicamente las naciones de Asia, incluyendo India, China, Malasia, etc.) han adoptado la biometría para enfrentar los temas de fraude de identidad y para ofrecer a los clientes una alternativa de autenticación fácil y más práctica con respecto a las tarjetas y PINs para las transacciones, como por ejemplo las extracciones de los cajeros automáticos.

En una gran cantidad de empresas de sector privado podemos encontrar el uso de la biometría en el control de accesos, ya sea éste físico (por ejemplo acceso a edificios o espacios restringidos) o lógico (acceso a sistemas, programas o equipos informáticos) Por ejemplo en el sector hotelero, ya se utilizan sistemas de reconocimiento dactilar para el control de acceso a las habitaciones, o el pago de los servicios dentro del hotel, eliminando así el gasto derivado del uso de consumibles como tarjetas de banda magnética, a la vez que se gana en seguridad y comodidad para los huéspedes.

En el ámbito privado dentro de España, ¿Cuáles son los principales usos de la biometría?

Aunque existe un amplio abanico de posibilidades para aplicar las tecnologías biométricas, es cierto que en España, dentro del ámbito comercial o privado, las tecnologías biométricas se han utilizando fundamentalmente, en aplicaciones de control de acceso, tanto físico como lógico y en menor medida en los sistemas de control de presencia. Y en raras ocasiones podremos ver el uso de la biometría en sistemas de control de visitas, control de errantes, u otras aplicaciones.

Dispositivos de control de acceso de Legrand

Los derechos de la imagen pertenecen a Legrand

 

Control de acceso físico: El uso de la biometría en los sistemas de control de acceso es la única técnica que permite asegurar al 100% que únicamente las personas autorizadas puedan entrar en las áreas a las que les está permitido el acceso. La identidad del usuario queda perfectamente autenticada a través de su huella dactilar, de su rostro, de su voz, o de cualquier otro de sus rasgos biométricos. Con la biometría no hay posibilidad de suplantación de identidad. En comparación con las cerraduras comunes y corrientes, el uso de la biometría evita los costes y el riesgo que ocasionan la pérdida, duplicación o robo de llaves o tarjetas de identificación.

Control de acceso lógico: El grado actual de informatización de las empresas y la sociedad en general nos lleva a pensar que el control de acceso físico no es suficiente. Disponer de un acceso lógico seguro es una preocupación crítica para todas las empresas, independientemente de su tamaño y del menor o mayor grado de informatización de sus infraestructuras. La infraestructura de acceso lógico actual, basada en el uso de contraseñas, falla en el manejo de las nuevas amenazas, los nuevos modelos de negocios, y el complejo crecimiento en el acceso a los recursos de la red. Las contraseñas son costosas en su manejo (un estimado del 30 % al 50 % de los costos de soporte técnico son atribuibles al reajuste de contraseñas de acceso) y pueden ser quebrantadas utilizando una amplia variedad de herramientas. Con la biometría aplicada en este campo se evita el intercambio de contraseñas entre usuarios y el olvido de las mismas, proporcionando un entorno más seguro para la organización y también más cómodo para el administrador de sistemas.

Control de presencia: El uso de una tecnología biométrica como la huella dactilar para la autenticación de los usuarios en un sistema de control de presencia, contribuirá a que la empresa sea más eficiente, más segura y reduzca el fraude interno. Aumenta la seguridad del sistema de control horario, garantizando que la persona que interactúa con el sistema, es quien dice ser, es decir, que los rasgos biométricos se encuentran exclusivamente ligados a su legítimo usuario. Una vez la tecnología biométrica está en funcionamiento y sus usuarios acostumbrados a usarla, el coste de mantenimiento será muy reducido, ya que se elimina la posibilidad de que las credenciales sean perdidas, robadas u olvidadas. Por su parte, los usuarios finales también se ven favorecidos por la implantación de la tecnología biométrica, dado que mejora la comodidad de uso, se reduce el tiempo de espera para fichar, existe una mayor seguridad de sus datos y aumenta la privacidad.

Control de visitas: El control de visitas es uno de los pilares fundamentales dentro de la seguridad de una empresa, ya que muchos de los delitos de robo de información se realizan dentro del horario comercial por parte de externos a la empresa. Por tanto, dedicar una atención especial a los visitantes puede ser la clave para salvaguardar la información sensible de tu empresa. Existen diversos sistemas de control de visitas, la mayoría de ellos basados en el préstamo temporal de tarjetas anónimas con unos privilegios de acceso muy limitados. Mediante el uso de la biometría se reduce el riesgo de un mal uso de estas tarjetas, lo que reduce las vulnerabilidades de seguridad de la empresa, y se permite un trato mucho más personalizado para cada una de las visitas.

Control de errantes: Los sistemas de control de errantes, además de usarse en geriátricos y centros hospitalarios para proteger a personas mayores con enfermedades de memoria, también pueden ser utilizados en otros entornos, ya que no solo limitan su efectividad al control de salidas del edificio, sino que también sirve para proteger puertas, pasillos y accesos peligrosos, como accesos a garajes, lavandería, cuadros eléctricos etc. En guarderías y escuelas este sistema puede ser usado para alertar inmediatamente a los profesores cuando uno de los alumnos es echado en falta por el sistema o está accediendo a un área potencialmente peligrosa para éste.

Y que pasa fuera de nuestras fronteras ¿Qué usos se están haciendo de la biometría en otros países?

Fuera de España, el horizonte es bien distinto. Las empresas aprovechan las tecnologías biométricas que está lo suficientemente madura para aplicarlas en la banca telefónica y centros de atención de llamadas, medios de pago, video vigilancia, transacciones electrónicas, sanidad, entre otras.

En 2010, Bradesco el banco privado mas grande de Brasil, equipa los ATMs con tecnología biométrica para mejorar la seguridad del cliente

En 2010, Bradesco el banco privado mas grande de Brasil, equipa los ATMs con tecnología biométrica para mejorar la seguridad del cliente. Cortesía de Bradesco

 

Centros de atención de llamadas: La biometría se perfila como una tecnología idónea para su aplicación en centros de atención de llamadas. En particular, el reconocimiento de voz ofrece grandes posibilidades en áreas como la banca telefónica o la recuperación de contraseñas. La principal ventaja que ofrece el reconocimiento de voz es que no requiere la presencia física del usuario para autenticarse. En muchos centros de atención de llamadas, para realizar cualquier operación, se debe verificar previamente la identidad de la persona que llama, en estos casos, el uso del reconocimiento por voz consigue aumentar la seguridad y la rentabilidad al mismo tiempo.

Medio de pago: En algunos países, el uso de la biometría en terminales de punto de venta (TPV) ha reducido el tiempo empleado en transacciones y las posibilidades de errores o confusiones. Por ejemplo, existen colegios que utilizan la huella dactilar para el pago en el comedor, o discotecas donde el cliente VIP disfruta de un saldo previamente cargado y que luego va consumiendo cuando paga con su huella dactilar. Con esto se eliminan los problemas comentados anteriormente de pérdidas de tarjeta, dinero, olvido de números secretos asociados a tarjetas de crédito, etc.

Vigilancia: Los sistemas biométricos también son utilizados como medida de vigilancia para identificar criminales y sospechosos entre multitudes, como por ejemplo en eventos deportivos, centros comerciales, etc. Lógicamente estos sospechosos han sido incluidos previamente en el sistema biométrico mediante el correspondiente registro o enrolamiento. La tecnología más utilizada es el reconocimiento facial, pero se están empezando a desarrollar sistemas que utilizan la forma de andar como rasgo biométrico. También se utilizan los sistemas biométricos en su uso conjunto con alarmas de intrusión ya que es posible detectar una forma humana con las cámaras de seguridad instaladas en una zona y lanzar la alarma correspondiente si en esa zona no se permite el acceso en un momento determinado.

Transacciones mediante teléfonos móviles: Las técnicas biométricas ya están comenzando a aparecer en dispositivos móviles con el objetivo de proteger el acceso a los mismos y a determinadas aplicaciones, realizar pagos o para la gestión de contraseñas. La tecnología NFC (Near Field Communication), ya integrada en la mayoría de los teléfonos móviles de última generación, se utiliza en combinación con biometría para la realización de pagos.

Sanidad: Muchos países del mundo ya aplican la biometría para la identificación inequívoca de pacientes, reduciendo de este modo los errores médicos, aumentando la seguridad del paciente, y minimizando los casos de fraude al seguro médico. También se consigue erradicar el robo de identidad médica y evitar la duplicación de registros médicos. Algunas tecnologías como el reconocimiento de iris, resultan ideales para el entorno sanitario, dado que puede usarse en toda la población de pacientes, incluyendo niños menores de cinco años, no requiere de contacto físico con el dispositivo biométrico de captura y provee una fotografía que puede ser relacionada al registro del paciente para la autentificación de factores múltiples en cada punto de contacto en todo el ecosistema sanitario. Con respecto a otros métodos como la utilización de pulseras identificativas de código de barras o pulseras con radiofrecuencia, la biometría aporta innumerables ventajas: es más económico y ecológico por no utilizar materiales desechables, el método de identificación es sencillo y mucho más fiable, es fácil y rápido de utilizar, y es más cómodo para el paciente.

¿Y cuál es el horizonte para las aplicaciones biométricas?

Algunos campos de aplicación de la biometría están aún en fase de investigación y desarrollo, aunque ya podemos ver en algunos países prototipos y pruebas pilotos de algunas iniciativas. En campos como el entretenimiento ya estamos viendo cómo llegan al mercado las primeras televisiones interactivas con funciones biométricas y en los próximos asistiremos a verdaderos avances en este sentido.

En el mundo de los videojuegos, hemos sido testigos del nacimiento y desarrollo de la Kinect y en el futuro veremos muchos más videojuegos donde se hace uso intensivo de la biometría del mundo real, con evolución de los controles sensibles al movimiento, y la introducción de técnicas de medición del estado de las personas (detección de la dilatación de las pupilas y las pulsaciones por minuto del corazón)

En el futuro será común para todos utilizar la huella dactilar en cajeros automáticos y oficinas bancarias, lo que ayudará a disminuir el riesgo que se presenta con el robo de claves y números de identificación. En el ámbito empresarial será habitual encontrarnos con sistemas de control de acceso a edificaciones o lugares restringidos donde tendremos que utilizar la huella dactilar o el mapa vascular de la mano.

El mundo del marketing, experimentara un giro importante con la publicidad biométrica como nueva forma de vender. Las cámaras incorporadas a los anuncios publicitarios les permiten determinar el género y la edad de las personas que pasan por su lado para mostrar un anuncio publicitario adecuado. Si sumamos a esto interfaces táctiles, cámaras más sofisticadas y proyectos como Milo para Kinect, pronto estaremos sumergidos en un nuevo tipo de publicidad interactiva y personalizada.