En el blog de Umanick estamos atentos siempre a las últimas novedades relacionadas con la biometría: avances tecnológicos, evolución del sector y, también, tenemos un ojo puesto en noticias chocantes sobre aplicaciones de tecnologías biométricas. Y este es el caso que os presentamos hoy: una aplicación móvil que ayuda a los dueños de mascotas perdidas a encontrarlas con tecnología de reconocimiento facial. Se llama PiP y es realmente curiosa.

Según reza en su página web, la aplicación PiP está pensada para reunir a mascotas perdidas con sus dueños. Y para lograrlo usa biometría. Literalmente, PiP significa “Positive Identification of Pet” (Identificación Positiva de Mascotas), y usa tecnología de reconocimiento facial para lograr tan enternecedor reencuentro.

 

biometría, reconocimiento facial, móvil
Pip encuentra mascotas perdidas a través de reconomiento facial.

 

Cuando un usuario se da de alta en Pip, debe introducir una foto de su mascota y sus datos principales. Pip cruza esa información con las principales bases de datos y redes sociales donde se avisa de animales encontrados, desde sociedades de protección de animales, perreras y veterinarios, hasta redes sociales como Facebook o Twitter. Y es en esta búsqueda donde se aprovecha de la tecnología de reconocimiento facial para encontrar coincidencias.

La empresa que ha desarrollado esta aplicación se llama The Pet Recognition Company y tiene su sede en Vancouver, en la costa oeste de Canadá. Por ahora sólo estará disponible para iPhone, pero anuncian el próximo lanzamiento de una versión para Android.
En Umanick, donde siempre hemos hablado de la idoneidad de usar tecnologías biométricas para diferentes usos donde haya necesidad de identificar personas de forma segura: control de accesos físicos y lógicos o identificación segura de pacientes en entornos sanitarios, entre otros, nos ha parecido un bonito ejemplo de los beneficios que la biometría aporta si se usa con creatividad.

 

Si conoces ejemplos de otras aplicaciones curiosas y útiles de biometría, por favor: ¡cuéntanoslas!