La semana pasada os estuvimos hablando sobre las tarjetas de código de barras, magnéticas y con tecnología RFID. Siendo que sus aplicaciones son múltiples y que tanta información no nos cabría en un post, nos hemos centrado en las tarjetas empleadas actualmente en los sistemas de control de acceso. Hoy queremos completar el artículo introduciéndoos en las tarjetas inteligentes (smartcards) y la tecnología Wiegand.

Tarjetas inteligentes (smartcards) de contacto

Su uso más conocido es en las tarjetas de crédito y las tarjetas SIM de los móviles, aunque se emplean en variedad de aplicaciones entre las que se incluyen los controles de acceso físicos y lógicos. Generalmente, a diferencia de la tecnología sin contacto, no se suelen utilizar en entornos con muchos usuarios o que requieran ser resistentes a las inclemencias del tiempo/vandalismo. Por otro lado, ofrecen procesadores más avanzados y mayor capacidad de memoria que las smartcards sin contacto.

Con un tamaño y apariencia muy parecida a las actuales tarjetas de crédito, una smartcard contiene un chip de memoria y opcionalmente un microprocesador. Cuando se inserta la tarjeta en un lector, se puede transmitir información desde y hacia el chip mediante el contacto de los conectores electrónicos.
Se pueden encontrar smartcards de contacto en tres modalidades: Tarjetas de memoria, microprocesadora y criptográfica.
Tarjetas de memoria
Simplemente almacenan datos y pueden considerarse como una unidad de almacenamiento con seguridad adicional.
Tarjeta microprocesadora
Permite añadir, borrar y modificar la información de su propia memoria. De manera similar a un computador en miniatura, una tarjeta microprocesadora dispone de un sistema operativo para el puerto de E/S y de una memoria no volátil diseñado con opciones de seguridad.
Tarjeta criptográfica
Se trata de tarjetas microprocesadoras avanzadas en las que hay módulos hardware para la ejecución de algoritmos usados en cifrados y firmas digitales. En estas tarjetas se puede almacenar de forma segura un certificado digital (y su clave privada) y firmar documentos o autenticarse con la tarjeta sin que el certificado salga de la tarjeta (sin que se instale en el almacén de certificados de un navegador web, por ejemplo) ya que es el procesador de la propia tarjeta el que realiza la firma. Un ejemplo de estas tarjetas son las emitidas por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) española para la firma digital.
De manera resumida, las ventajas y desventajas de las tarjetas smartcards de contacto:
 

VENTAJAS
INCONVENIENTES
Mayor almacenamiento.
Mayor precio.
Mayor seguridad.
Mayor complejidad de generación de tarjetas.
Difícilmente duplicable.
Más lentas que otras técnicas de control de acceso.
Multipropósito.

 

Tarjetas inteligentes (smartcards) sin contacto

Las tarjetas sin contacto suponen un avance frente a las tarjetas clásicas, ya que no requieren ningún tipo de contacto entre la tarjeta y el lector. No es necesario que la tarjeta sea reconocida ópticamente o introducida correctamente en la ranura, pues basta con posicionarlas a una determinada distancia para llevar a cabo el proceso de autenticación. Esto se traduce en una mejora en cuanto a la rapidez de identificación y la facilidad en el empleo de este tipo de sistemas.

Las tarjetas inteligentes sin contacto contienen un chip que sigue el estándar ISO 14443 (generalmente de tipo A) o el ISO 15693 que añade un mayor alcance a costa de la velocidad de transmisión. El ISO 14443 indica el estándar de comunicación y protocolos de transmisión entre la tarjeta y el lector. Los protocolos de comunicación existentes son el Tipo A (Mifare), Tipo B y Tipo C (Creado por Sony y  actualmente denominado FeliCa, usado sobre todo en Japón). La diferencia entre estos tres tipos depende de la modulación, codificación e inicialización del protocolo. En concreto tipo A y tipo B comparten el protocolo de transmisión, este último se comercializa principalmente en Japón, China y EEUU. Los modelos Mifare o Tipo A se emplean para albergar varios servicios en una misma tarjeta, ofreciendo mayor seguridad mediante protección vía PIN, tratándose de tarjetas inteligentes.
Diferenciar entre RFID y smartcards sin contacto
Generalmente los fabricantes y vendedores de tarjetas hablan indistintamente de smartcards y RFID como si fueran lo mismo. En general, la tecnología RFID es utilizada para identificar y seguir objetos, mientras que las smartcards sin contacto se utilizan para identificar personas y almacenar información de éstas.

 

Tarjetas tecnología Wiegand

El nombre de estas tarjetas viene del llamado “efecto Wiegand”; un concepto físico en el que intervienen las formas de reaccionar magnéticamente distintas áreas de un hilo conductor ante la influencia de un campo magnético. Es debido a la composición, forjado y trenzado especial del cable Wiegand (una aleación de cobalto, hierro y Vanadio) que le otorga unas capacidades ferromagnéticas muy especiales. Una de ellas consiste en que la velocidad de conmutación es elevada incluso a voltajes altos.

El término del interface Wiegand es una marca de la sociedad “Sensor Engineering Company” por John R. Wiegand y fue diseñado para conseguir una tecnología que permitiera transmitir datos de un identificador (tarjeta) entre dos dispositivos alejados entre sí, como, por ejemplo, un lector y la central de control de accesos.

 

La ventaja de las tarjetas Wiegand es que son muy robustas al fraude, ya que el cableado Wiegand es difícil de producir y las tarjetas vienen programadas de fábrica. A continuación os exponemos las ventajas e inconvenientes de las tarjetas con tecnología Wiegand:

 

VENTAJAS
INCONVENIENTES
No pierde información.
Precio.
Mayor seguridad.
Mayor complejidad de generación de tarjetas.
Difícilmente duplicable.
Almacenamiento limitado.

 

Debido a los inconvenientes arriba mencionados, las tarjetas con tecnología Wiegand comienzan a estar en desuso. Por otro lado, la interface Wiegand se puede aún encontrar en multitud de dispositivos.
No nos es posible poner toda la información en el post (sí, sí, se puede decir mucho), pero sí que nos gustaría que supierais que existen determinados modelos de tarjetas que combinan las tecnologías anteriores presentadas en un mismo soporte para mejorar la seguridad y confiabilidad en el control de acceso.

 

Por último, una tabla comparativa en el que se resumen las principales ventajas de las tecnologías presentadas:
 


Código de barras
Banda magnética
RFID
Smartcards
Apropiado

X

X
Datos almacenados

X
X
X
Facilidad de gestión
X



Coste
X
X
X

Seguridad



X

 

Aquí podéis informaros sobre nuestras soluciones de control de acceso: Control de Acceso físico y Control de Acceso lógico