Más que de futuro, y si hacemos caso a lo que expresa literalmente el titular, deberíamos hablar de presente. Según van mejorando los dispositivos, algoritmos y sistemas para ofrecer más seguridad y comodidad en la identificación de personas aplicada a diferentes aspectos de la vida cotidiana, la biometría ya está aquí. Y en Umanick estamos convencidos de que ha llegado para quedarse.

 

Lo único que se puede decir con certeza acerca del futuro de la industria de la biometría es que está creciendo delante de nuestros ojos. Hoy en día, los dispositivos biométricos ocupan un lugar importante en una gran variedad de aplicaciones.

 

Sistema de reconocimiento facial.

 

Más allá de la más extendira, el control de accesos, se está aplicando en otros sectores y actividades como la inmigración, el control de asistencia, la gestión de asilos, identificación de pacientes en centros de atención médica, programas de beneficencia y para campañas de marketing en puntos de venta. Tal y como sucedió con la reducción del coste de los ordenadores, el incremento en las ventas será el factor definitivo que resultará en una bajada de precios de los dispositivos biométricos.
 
Cuando aparecieron los primeros dispositivos biométricos que se utilizaban en aplicaciones de alta seguridad, su principal preocupación era mantener una tasa lo más baja posible de Falsa Aceptación (cuando un individuo es erróneamente vinculado con la información biométrica existente de otra persona, por ejemplo, Juan declara ser Antonio y el sistema verifica esta declaración.).
 
A medida que los dispositivos biométricos se fueron implantando en niveles más comerciales, la tasa de Falso Rechazo (cuando un individuo no es vinculado con su propia plantilla biométrica existente, por ejemplo, Juan declara ser Juan pero el sistema incorrectamente niega dicha declaración) fue tomando importancia.
 
Es decir, en un principio, lo primordial era evitar la entrada de identidades falsas y no era tan importante el margen de error que hubiera con las identidades verdaderas; aquellas que el sistema tenía registrado y aceptaba. Posteriormente, se pasó a demandar un equilibrio entre ambas: si vas a adquirir un sistema biométrico, es importante que el sistema no cometa errores a la hora de poder rechazar a los usuarios ya registrados.
 
Las tasas de Falsa Aceptación requeridas para dispositivos comerciales de control de acceso son severas, pero la necesidad de Tasas de Falso Rechazo también debe de ser bajas. Para un uso extendido de dispositivos biométricos a nivel comercial se requerirán bajas Tasas de Falso Rechazo en sistemas intuitivos y fáciles de usar. Últimamente, los fabricantes han dedicado gran energía a esta área del desarrollo y continuarán en esta línea.

 

Un sector en crecimiento constante
 
Las ventas no son el único sector de la industria biométrica que está creciendo. Se prevé que el número de tecnologías y fabricantes también aumenten. De hecho, ya lo están haciendo. Junto a la clásica huella dactilar, algunas empresas están explorando tecnologías con nuevos atributos fisiológicos para identificación, mientras que otras ponen sus esfuerzos en mejorar las tecnologías actualmente en uso.

 

Sistema de reconocimiento de iris. Foto de U.S. Army photo by Sgt. Michael J. MacLeod.

 

El reconocimiento facial ha sido uno de los atributos fisiológicos que mayor atención está recibiendo estos últimos años. La gente identifica fácilmente a otras personas por su cara pero, trasladar esta tarea a un dispositivo que automatice este proceso de reconocimiento no es nada sencillo. Otras tecnologías emergentes en la actualidad son las que examinan el patrón vascular de la palma de la mano o el iris de los ojos. Algunas compañías están desarrollando este tipo de sistemas, los cuales, además, está recibiendo una buena aceptación.
 
La gran cantidad de aplicaciones y servicios que los sistemas biométricos tienen en la actualidad nos permiten expresar, sin lugar a dudas, que llegaron para quedarse y hacernos la vida más fácil y segura. También podemos afirmar que aún queda mucho por hacer e investigar en el campo de la biometría y que seguro seguirá dando mucho que hablar.