expedientes médicos duplicados

 

Hace tan solo unos días la prensa española se hacía eco del caso de una paciente que ha interpuesto una queja ante el Defensor del Pueblo Andaluz porque desde 2013 el Hospital Torrecárdenas de Almería ha confundido su historial médico con el de otra mujer con su mismo nombre y apellidos sin que el problema se haya solucionado.

El Hospital Torrecárdenas de Almería ha confundido durante años el historial médico de las dos mujeres, a pesar de que la paciente que ha puesto la reclamación lo había advertido después de ser intervenida quirúrgicamente en 2013. Esta paciente presentó entonces una queja al centro médico y optó, alarmada, por contratar un seguro médico privado para evitar más riesgos. Años más tarde, en 2016, volvió a pedir su historial clínico para cerciorarse de que todo se había solucionado, como le habían prometido, si bien el hospital le proporcionó, de nuevo, el de la otra mujer.

La Dirección del Hospital de Torrecárdenas ha admitido que ha cometido un “error humano” ante Defensor del Pueblo Andaluz, y éste le ha reclamado que realice una investigación detallada que permita conocer los fallos de seguridad en el mecanismo de protección de datos personales de este centro hospitalario. También le recomienda que rectifique los errores en los historiales de las dos pacientes, tanto de la que reclamó como la otra mujer, de haberse visto igualmente afectada, y que se dé cuenta a esta última de lo sucedido.

La falta de medios tecnológicos adecuados, de procedimientos óptimos y de personal formado en seguridad del paciente y buenas prácticas de identificación, ponen en riesgo a las organizaciones sanitarias porque:

  • ocurren más casos de fraude por suplantación de identidad;
  • se realizan cirugías a pacientes equivocados y en el lado equivocado;
  • se cometen errores en la administración de fármacos y transfusiones de sangre;
  • aparecen brechas de seguridad que permiten el robo de datos médicos de los pacientes; y
  • se originan historiales médicos duplicados o, como en el caso de la paciente de Almería, la integridad de los expedientes se ve comprometida.

Según cifras de American Health Information Management Association (AHIMA), entre el 8% y el 12% de todos los historiales médicos en EE UU están duplicados o solapados con el de otro paciente, produciéndose la gran mayoría de errores, el 92%, en Admisión, y provocando ineficacia administrativa y pérdidas económicas para las organizaciones sanitarias.

Y es que, además de los riesgos que supone para la seguridad del paciente la existencia de expediente médicos duplicados o solapados, es importante tener en cuenta los costes extras que se generan. Para la empresa internacional de investigación, tecnología y consultoría para el sector médico, Advisory Board, los costes extras causados por documentación del paciente incorrecta o incompleta podrían ser de hasta 7 millones de dólares al año para un hospital medio de 250 camas.

A día de hoy, prácticamente la totalidad de los hospitales públicos españoles tienen implementados protocolos de identificación del paciente. Sin embargo todavía queda mucho espacio para conseguir la identificación inequívoca segura en el 100% de los casos. El 13,5% de los incidentes en hospitales notificados al Sistema de Notificación y Aprendizaje para la Seguridad del Paciente (SiNASP) entre enero de 2014 y junio de 2015 estaban relacionados con la identificación del paciente.

Los hospitales deben dejar de intentar identificar al paciente por algo que sabe (nombre y apellidos) o algo que lleva consigo (tarjeta sanitaria), y comenzar a identificarle por lo que la persona es. Es decir, utilizando algún rasgo físico que identifique unívocamente y de forma segura a la persona como individuo único. Y para ello, la mejor opción es utilizar las tecnologías biométricas.

Con la identificación biométrica se consigue unificar los datos clínicos, eliminar la duplicidad de historiales médicos, mejorar la precisión del expediente clínico, mejorar la calidad del sistema de información sanitario, y sobre todo se evita la realización de tratamientos, procedimientos clínicos y diagnósticos incorrectos que pueden puede ocasionar problemas serios a los pacientes. Todo esto a su vez contribuye de forma considerable a la mejor prestación y calidad de los servicios sanitarios.

Tampoco es necesario destinar parte del presupuesto, tiempo y personal a corregir los errores y mitigar los problemas ocasionados al paciente por errores en la identificación. La información en los registros médicos electrónicos es precisa y correcta, por lo que no hay que destinar parte del presupuesto a corregir estos problemas.

Todo ello repercute muy positivamente en los indicadores del centro, la percepción que tiene la comunidad sobre el centro y en su reputación.

En UMANICK somos expertos en sistemas de identificación biométrica. Póngase en contacto con nosotros si quiere saber más sobre cómo mejorar la gestión de la identidad del paciente. Le ayudaremos a valorar cuál es la tecnología biométrica más idónea para su proyecto y organización.

CONTACTAR