La biometría en hospitales ya no es algo de película de ciencia ficción; se ha convertido en una herramienta esencial para aumentar la seguridad de muchos procesos.

biometria-en-hospitales

El potencial de la biometría es enorme, ya que si nos fijamos en nuestra vida diaria, probar quienes somos o verificar que somos quien decimos que somos es esencial en muchos procesos y áreas. En concreto, en el sector sanitario, la biometría en hospitales y centros de salud ayuda a mejorar la seguridad de los pacientes, ya que permite que los pacientes se pueden identificar de manera inequívoca, lo que garantiza, entre otras cosas, que el tratamiento correcto se aplica a la persona adecuada y la eliminación de historiales médicos duplicados, que causan sobrecostes a las organizaciones de salud.

La identificación segura biométrica de pacientes también es muy útil para los profesionales de la salud, ya que contribuye a prevenir incidentes. Por otra parte, con la aplicación de la biometría en diferentes áreas, los indicadores de seguridad de los hospitales y centros médicos mejoran, en un sector donde la seguridad es un tema prioritario.

A continuación resumimos en 10 beneficios clave los principales logros del uso de la biométria en hospitales y centros de salud:

1. Aumenta la seguridad del paciente

La identificación segura mediante técnicas biométricas lleva la seguridad del paciente a un nivel superior. Se erradican los errores en la identificación del paciente evitando así la aparición de eventos adversos de todo tipo por esta causa. La identificación biométrica puede además salvar vidas, ya que permite averiguar las dolencias o alergias de determinados pacientes en casos de emergencia. A la vez, se elimina la posibilidad de que el paciente sea víctima de un fraude de identidad médica.

2. Más comodidad para el paciente

El paciente puede acceder a los servicios sanitarios de una manera mucho más cómoda que antes, al no necesitar llevar nada físico consigo, ni memorizar los datos que son necesarios para su identificación. A su vez, el paciente no tiene que llevar permanentemente incómodas pulseras o brazaletes que pueden ocasionarle irritaciones cutáneas u otro tipo de inconvenientes.

3. Mayor satisfacción por el servicio

Gracias a la mejora de los procesos de atención (por ejemplo, se reduce el tiempo de todos los procesos que requieren una identificación del paciente) y una gestión de la información más eficiente y sin errores, la calidad del servicio prestado al paciente se ve mejorada, y los pacientes que perciben el cambio favorable aumentan su grado de satisfacción por el servicio.

4. Más confianza y tranquilidad

Los pacientes aceptan de buen agrado el uso de la biometría como forma de protegerse frente al fraude y proteger su identidad. Con el nuevo sistema de identificación se garantiza la total privacidad del acceso a la información confidencial del paciente, se respetan sus derechos y se cumple con la legislación vigente que respalda al paciente. El paciente gana en tranquilidad y aumenta su nivel de confianza en la seguridad de sus datos de carácter personal y el tratamiento de los mismos por parte de la institución y el personal.

5. Mejora su calidad de vida

Al recibir una mejor atención médica libre de errores médicos e incongruencias en la Historia Clínica Electrónica, el paciente recibe tratamientos más acertados y, en consecuencia, mejora su calidad de vida.

6. Mayor seguridad para el personal sanitario

Todo el personal sanitario se beneficia de una mayor seguridad en los procesos que requieren su identificación inequívoca, tanto en el control de acceso físico a las instalaciones, como en el acceso lógico a los sistemas de información implantados. Se elimina la posibilidad de robo o uso fraudulento de sus contraseñas, así como la posible pérdida de sus tarjetas de identificación.

7. Más comodidad en la identificación para el personal sanitario

El personal sanitaria no necesita memorizar sus contraseñas o llevar consigo las tarjetas de identificación para acceder a las instalaciones del hospital o a los sistemas de gestión hospitalaria e información del paciente. Cada vez que necesita identificar a un paciente, lo puede hacer con gran comodidad, rapidez y agilidad. El personal administrativo puede realizar más rápidamente proceso como el de filiación, admisión o alta del paciente. El personal de enfermería no tiene que preocuparse por los pacientes que se arrancan las pulseras, o de difícil lectura, no es necesario recuperar pulseras cuando se da de alta a los pacientes. Cuando se debe realizar alguna intervención al paciente, no hay que preocuparse por las pulseras que entorpecen el acceso a determinadas zonas.

8. Personal sanitario más satisfecho con su trabajo

En general, todo el personal percibirá una mayor satisfacción con el trabajo que desempeña. Al reducirse el tiempo necesario para identificarse ellos e identificar al paciente, se simplifica todo el proceso y se eliminan muchos problemas e inconvenientes. Con ello se gana en tranquilidad, hay menos estrés laboral y el personal se puede centrar más en atender al paciente y disfruta más con su trabajo.

9. Atención sanitaria de calidad

Con la identificación biométrica se consigue unificar los datos clínicos, eliminar la duplicidad de historiales médicos, mejorar la precisión del expediente clínico, mejorar la calidad del sistema de información sanitario y, sobre todo, se evitan tratamientos, procedimientos clínicos y diagnósticos incorrectos que pueden ocasionar problemas serios a los pacientes. Todo esto, a su vez, contribuye de forma considerable a la mejor prestación y calidad de los servicios sanitarios.

10. Reducción del gasto sanitario

Con la adopción de la biometría y el cambio en los procesos de identificación, tanto de los pacientes como del personal, vemos aparecer las primeras señas de reducción de los gastos sanitarios.

– Se elimina el coste que supone mantener los viejos e ineficaces sistema para identificar correctamente a los pacientes, ya que un sistema biométrico no conlleva gastos de gestión por pérdida y olvido de credenciales.

– Tampoco será necesario destinar parte del presupuesto, tiempo y personal a corregir los errores y mitigar los problemas ocasionados al paciente por errores en la identificación. La información en los registros médicos electrónicos será precisa y correcta, por lo que no habrá que destinar presupuesto a solventar estos problemas.

– Los nuevos procedimientos generan menos documentación física (sin papeles) y es posible mejorar en la gestión documental. Se reduce así considerablemente el fraude sanitario y sus costes derivados.

– Se reducen también los costes de errores por actos médicos ocasionados por una mala identificación, siendo muy inferiores los costes legales de los procesos judiciales en los que se ve involucrado el hospital.

Visita nuestra página si quieres saber más sobre nuestra solución para la identificación segura biométrica de pacientes UMANICK Identity for Health.