La radioterapia es un tratamiento oncológico en varias etapas y de elevada complejidad ya que aúna diferentes disciplinas: medicina, radiación, radio-biología, seguridad, dosimetría, simulación, etc.
En cualquier disciplina, la correcta administración de medicamentos es muy importante, pero las características de la radioterapia hacen que sea especialmente sensible ya que las consecuencias en la salud del paciente pueden ser muy graves.

 

seguridad del paciente en radioterapia

 

Un estudio llevado a cabo por la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelaba que entre 1976 y 2007, 3.125 pacientes tratados en radioterapia sufrieron un incidente que derivó en un evento adverso, y alrededor del 1,2% de estos pacientes murieron por sobredosis por radiación.

Asimismo, el informe incluía los resultados del trabajo llevado a cabo por un grupo de expertos reunidos en la sede de la OMS en Ginebra en 2007, en el que se identificaban los riesgos específicos dentro del proceso de atención. El 65% de los errores en radioterapia se producen en fases muy específicas del tratamiento, considerándose la correcta identificación del paciente como un elemento paliativo clave en estas etapas: evaluación del paciente, prescripción del tratamiento, simulación, transferencia de información de tratamiento (donde se producen más errores), colocación del paciente, tratamiento y verificación del tratamiento

Un estudio más reciente llevado a cabo en Francia en 2009 estableció que el 0,13% de los pacientes tratados en radioterapia sufrió un incidente durante la terapia. Este porcentaje puede parecer pequeño, pero si tenemos en cuenta el elevado número pacientes tratados cada año (180.000), la cifra es preocupante.

Según el mismo estudio, el 7,26% de los incidentes tenían su origen en errores de identificación. El estudio describía, asimismo, las principales causas detrás de los errores de identificación, diferenciando entre aquellas relativas a la organización del trabajo, al paciente y a los medios tecnológicos empleados:

  • Organización del trabajo:
    • Insuficiente intercambio de información entre los radiólogos presentes en la sala de tratamiento.
    • Cambio de turno, lo que provoca la presencia de demasiados radiólogos en la sala de tratamiento.
    • Perturbación de las actividades del radiólogo-oncólogo durante la selección de los posicionadores objetivo.
    • Excesiva carga de trabajo vinculada a la práctica de ‘overbooking’, con dos citas al mismo tiempo para una sola máquina de tratamiento.
  • Paciente:
    • Similitud física entre dos pacientes.
    • Pacientes con problemas de audición, problemas de idioma, ancianos o pacientes muy débiles traídos en camilla, que confirmaron una identidad que no era la suya cuando les preguntó el radiólogo.
    • Pacientes con el mismo nombre o con nombre similar.
  • Medios tecnológicos:
    • Falta de fotografía del paciente en el historial en papel y / o en el sistema
    • Fallo de la máquina de tratamiento. El paciente es trasladado a una segunda máquina de tratamiento idéntica.

 

Las recomendaciones del estudio instaban a reforzar los procedimientos de identificación y verificación del paciente, introduciendo la biometría como el método más seguro, complementario a otros sistemas en uso.

La identificación biométrica es, sin duda, el sistema más seguro para garantizar la identidad del paciente, ya que permite que este se pueda identificar de manera inequívoca a través de características únicas como son sus huellas dactilares, su iris o su rostro, y no por algo que sabe (número de identificación o contraseña) o lleva (tarjeta o pulsera). Esto garantiza, entre otras cosas, que el tratamiento correcto se aplica a la persona adecuada, mejorando así la calidad de vida y la atención al paciente.

La identificación biométrica es multimodal, lo que permite que funcione de forma complementaria a otros sistemas de identificación que se estén empleando, como pueden ser las pulseras con código de barras o las pulseras de radiofrecuencia. De esta forma la biometría se agrega como una capa adicional de protección de identidad, seguridad e identificación, pidiendo a los pacientes que se identifiquen a través de sus características físicas únicas antes de acceder a sus datos médicos y/o servicios médicos en las áreas más susceptibles a los errores de identificación, como puede ser la Admisión y Filiación de pacientes, o en áreas tan sensibles como los servicios de oncología radioterápica.

Póngase en contacto con nosotros si quiere saber más sobre cómo mejorar la gestión de la identidad del paciente en su organización.

CONTACTAR