UMANICK-Blog-segundas-victimas

Como detallamos en nuestro artículo de Uso de identificación biométrica para mejorar la seguridad del paciente, la identificación segura del paciente es una prioridad para la OMS. Se sabe que 1 de cada 100 pacientes hospitalizados sufre un evento adverso ligado a un error de identificación según el SiNASP.

Sin embargo, cuando se produce un evento adverso, los pacientes son las primeras víctimas, pero no son las únicas. Los profesionales envueltos en un error también sufren: son las denominadas segundas víctimas. Según un estudio de la Fundación Mapfre, 15% de los profesionales sanitarios se ven envueltos en un evento adverso. Y según el Ministerio de Sanidad, entre el 50% y el 70% de dichos eventos adversos son evitables.

Los problemas a los que se enfrentan las segundas víctimas son de varios tipos: desde dudas sobre responsabilidades legales (civiles o penales); hasta problemas graves emocionales que pueden repercutir en su propio trabajo. Un estudio del American College of Surgeons, indica que los problemas emocionales más graves detectados en las segundas víctimas son: tristeza (52%), ansiedad (66%), culpa (60%), vergüenza (42%) y rabia (29%). Y la razón principal detectada para no informar sobre el evento adverso es miedo a problemas legales (50%).

UMANICK-Blog-segundas-victimas-2

Las causas más comunes de errores de identificación de paciente según la ECRI, se pueden resumir en las siguientes categorías:

  • Políticas de identificación
    • Mal definidas
    • Inexistentes
    • No aplicadas
  • Admisión del paciente
    • Falta de datos para identificar
    • Sistemas informáticos ineficientes
    • No se requiere foto para verificar la identidad
  • Identificadores físicos (pulseras)
    • Pulseras que faltan
    • Pulseras con datos erróneos
    • Pulseras mal diseñadas
    • Pulseras que no se pueden colocar (neonatos) o que los pacientes se las quitan
  • Documentación
    • Distracción o fatiga del personal
    • Nombres similares o iguales
    • Pacientes situados físicamente cerca (inclusive historias clínicas adyacentes)
    • Errores de etiquetado
    • Errores de comunicación entre equipos
  • Tecnología
    • Historiales médicos duplicados
    • Errores en códigos de barras

 

La biometría permite eliminar muchos de estos errores de identificación de paciente, ya que evita errores manuales de introducción y búsqueda de datos en sistemas de gestión hospitalaria o historias clínicas electrónicas. Impide también cualquier error de nombres similares o iguales, ya que la identificación viene por nuestras características físicas únicas y es, por tanto, inequívoca.

El personal sanitario, como se muestra en nuestro caso de éxito de Arrixaca, muestra una gran aceptación y confianza en la seguridad de la solución biométrica implementada. La identificación biométrica, se convierte así en una herramienta que provee de más seguridad a los procesos clínicos, permitiendo a los profesionales trabajar con más tranquilidad y eficiencia. Evitando también, las segundas víctimas.